Primera cita de acupuntura: lo que debes saber
Foto de Georg Nietsch en Unsplash

Primera cita de acupuntura: lo que debes saber

Tu primera cita de acupuntura: la más importante.

Porque es el inicio del camino hacia la salud y el bienestar. Como dijo el antiguo filósofo chino Lao Zi:

Un viaje de mil millas comienza con un primer paso.

La acupuntura se está haciendo cada vez más popular cómo terapia alternativa o complementaria a la medicina convencional. Sin embargo muchos pacientes nuevos no saben qué esperar en su primera visita.

Existen varios etilos de acupuntura y una amplia variedad de técnicas. Todas son validas. No obstante pueda haber diferencia de opinión entre los acupuntores, lo más importante desde el punto de vista del paciente es que el tratamiento aporte beneficios. Y que sea proporcionado por un profesional con formación y experiencia.

A continuación te detallo algunas cosas que debes conocer antes de tu primera cita de acupuntura:

Llega 15 minutos antes de tu primera cita de acupuntura

Dependiendo del país donde vivas tendrás que rellenar unos documentos con tus datos. Y firmar formularios de consentimiento informado y de protección de datos según las leyes vigentes.

Acudiendo algo antes a tu primera cita ayudarás a que todo el proceso se desarrolle sin retrasos.

La acupuntura trata más que el dolor

Los acupuntores lo encuentran desafortunado cuando los pacientes cancelan sus citas porque están enfermos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la acupuntura no solo puede ayudar a tratar un resfriado común y los virus estomacales, sino que también es útil para una amplia variedad de otros problemas.

Entre ellos están incluidos el estrés, los dolores, los problemas de piel, los trastornos neurológicos, las infecciones, la fertilidad, el parto y el embarazo.

La acupuntura puede tratar más que un problema a la vez

La acupuntura funciona de una forma holística.

Durante tu primera consulta se te harán muchas preguntas para establecer un cuadro de tu salud lo más completo posible. Y por eso tu primera sesión incluyendo el tratamiento puede durar hasta 90 minutos. Las sesiones de seguimiento pueden durar hasta 60 minutos.

Sabiendo esto es aconsejable que planifiques tus actividades para que no tengas que correr a tu siguiente compromiso.

La acupuntura funciona de una forma holística y analiza la relación y el desequilibrio entre los varios órganos o sistemas. En consecuencia puede tratar simultáneamente a varios trastornos.

No vayas a tu primera cita de acupuntura con el estómago vacío

Un punto importante que tu acupuntor puede olvidar mencionar, es que deberías haber comido algo antes del tratamiento.

No es necesario haber ingerido una comida completa. Pero sí es aconsejable comer algo para ayudar a tu cuerpo a tener suficiente energía y así maximizar el potencial del tratamiento.

Recibir una sesión de acupuntura con el estómago vacío puede provocar mareos o incluso desmayos.

No siempre es necesario quitarse la ropa como para un masaje

Es posible que tu acupuntor necesite acceder a partes de tu cuerpo que normalmente están debajo de tu ropa.

En este caso se volverán a cubrir adecuadamente para que no tengas frio y que solo queden expuestas pequeñas partes de piel donde se han insertado las agujas.

Las partes más utilizadas son brazos y piernas. Por lo tanto recomiendo usar ropa holgada para que las mangas y los pantalones se puedan subir por encima de codos y rodillas.

Espérate preguntas incomodas

La mayoría de los acupuntores hacen preguntas sobre diversos temas relacionados con tu salud, tus comidas y tu estilo de vida.

A menudo estas preguntas incluyen pedir descripciones detalladas de tus deposiciones, orina y de la regla para las mujeres.

Cuantos más detalles puedas dar, más información tendrá tu acupuntor para hacer un diagnóstico preciso.

Se te puede pedir que muestres la lengua y que te tomen el pulso

Los acupuntores están interesados ​​en el estado de tus órganos internos.

Para averiguarlo usan dos métodos diagnósticos diferentes, el pulso y la lengua.

El pulso radial corresponde a tres órganos por el lado derecho y otros tres por el lado izquierdo.

Así cómo las diferentes áreas de la lengua corresponden a diferentes órganos.

Con estas técnicas se puede diagnosticar qué órganos están afectados y necesitan ser estimulados funcionalmente.

Las agujas de acupuntura son mucho más finas que las agujas de jeringa

Si la idea de las agujas te resulta incomoda, ten en cuenta que las agujas de acupuntura son casi tan finas como un cabello. Y en realidad son bastante flexibles.

Una vez colocadas es mejor no mover ni brazos ni piernas porque cualquier movimiento podría provocar que las agujas se doblen y molestias o dolores en las zonas donde se han insertado.

A menudo las personas se sorprenden de lo poco que las notan y de la sensación agradable que pueden producir después de haber sido insertadas.

De hecho frecuentemente se puede oír a algún paciente roncar mientras está descansando sobre la camilla.

Los acupuntores no vuelven a usar las agujas

Las agujas que usa tu acupuntor nunca se han utilizado en otros pacientes.

Así que no hay ninguna posibilidad de contraer una infección.

Las agujas están hechas de acero quirúrgico y son muy delgadas y flexibles. Y esto significa que producen menos dolor.

Los acupuntores utilizan más que agujas

Aunque las agujas pueden ser su herramienta principal, la mayoría de los acupuntores han aprendido una variedad de otras técnicas terapéuticas que pertenecen a la Medicina China.

La acupresión (presión en lugar de agujas sobre los puntos de acupuntura), el Tuina (masaje terapéutico chino), el Guasha (raspado de la piel), las ventosas (succión de piel), la moxibustión (calentamiento de la piel), y las hierbas chinas son otras técnicas muy válidas para ayudar a resolver tus problemas.

Dependiendo de su formación, su diagnóstico y su nivel de maestría, puede que utilicen más que solo agujas durante tu tratamiento.

¿Listo para tu primer tratamiento de acupuntura?

Los servicios y los tratamientos profesionales de PUNTOS de Salud pueden ayudarte a recuperar tu energía, aliviar el dolor crónico y resolver otras dolencias. Si deseas obtener más información o solicitar una cita de acupuntura, la forma más rápida es llamarnos al 722 66 70 66.

Una sesión no es suficiente para solventar tu problema

Tu acupuntor te hará un plan de tratamiento personalizado y esto incluirá un mínimo de sesiones dependiendo de tus molestias.

Si tu seguro cubre prestaciones de acupuntura, pide a tu acupuntor que te proporcione las facturas para que las puedas enviar a tu seguro y conseguir un reembolso.

Saber de antemano qué esperar en tu primera cita de acupuntura puede tranquilizarte. Y además sabrás qué preguntar para que no haya sorpresas.

La comunicación con tu acupuntor es clave. Si alguna vez hay una aguja que te moleste durante el tratamiento, asegúrate de comunicárselo.

La acupuntura debe ser una experiencia placentera y relajante. Si por alguna razón no fuera así, tu acupuntor lo querrá saber para poner remedio a la situación.

Toma nota de cómo te sentirás después de tu primera cita de acupuntura

Todos tienen su propia reacción única a una sesión de acupuntura.

Algunas personas pueden sentirse muy relajadas, otras pueden sentirse alerta y conscientes de lo que sucede a su alrededor, y otras más pueden sentirse más o menos lo mismo de siempre.

Siempre que no sientas un dolor o una molestia extrema como resultado de un tratamiento, todas estas son reacciones normales. Lo mejor que puedes hacer es concienciarte y aceptar los cambios que se producen en tu cuerpo y estar en sintonía con ellos.

Además, toma bien nota de cómo te sientes en los días y semanas posteriores a tu tratamiento. Es importante informar a tu acupuntor sobre las mejoras que hayas sentido y las molestias que todavía necesitan atención.

Tu primera cita de acupuntura es el principio de un viaje hacia tu bienestar y salud optimas.

¡Regala a tu cuerpo y tu mente una experiencia nueva y única!