Preguntas Frecuentes

Encantado de atender todas tus dudas.

¿Tienes una pregunta?

Encontrarás algunas de las respuestas que está buscando aquí.

Durante la primera visita se te pedirá rellenar un formulario con tus datos y firmar un consentimiento informado para iniciar el tratamiento. A continuación se realizará un historial detallado de tu estado de salud y el terapeuta sugerirá un plan de acción para recuperar tu salud haciendo también recomendaciones alimenticias y de estilo de vida. Durante la primera visita también recibirás tu primera sesión de acupuntura y el terapeuta acordará contigo el plan de acción para las próximas sesiones.

Para recibir los mejores beneficios tras una sesión de acupuntura se aconseja lo siguiente:

  • comer algo ligero antes de la sesión

  • vestir prendas confortables, no demasiado apretadas, ya que en la mayoría de los casos las agujas se insertaran solo en brazos y piernas

  • evitar hacer ejercicio vigoroso, comer demasiado, beber alcohol o café 

  • descansar durante el resto del día después de la sesión

  • recordar las sensaciones u efectos después de la sesión. Es importante compartirlas con tu terapeuta en la siguiente sesión para que pueda brindarte la mejor ayuda.

La acupuntura es, junto a la fitoterapia china, uno de los pilares de la medicina tradicional china. Es una técnica terapéutica milenaria que utiliza agujas de acero inoxidable muy finas y que colocadas en puntos estratégicos del cuerpo producen un efecto curativo. La acupuntura se ha desarrollado durante más de 3000 años en base a la técnica de ensayo y error y teorías energéticas. Según la perspectiva de la fisiología de la medicina tradicional china, la acupuntura estimula puntos a lo largo de unas áreas llamadas meridianos que ajustan el flujo de energía en el cuerpo y que restauran el equilibrio.

Desde un punto de vista biomédico los meridianos son un mapa de nuestro sistema nervioso y vascular. A través de su estimulación con agujas, el cerebro libera unas sustancias llamadas endorfinas y neurotransmisores, hormonas naturales del cuerpo, que tienen unos efectos analgésicos, antiinflamatorios y que restablecen el equilibro interno del cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una lista de dolencias donde la acupuntura ha demostrado beneficios en base a ensayos clínicos realizados. Entre estas encontramos todo tipo de dolores como dolores de espalda y cervicales, de cabeza, migrañas, cólicos biliares, dolores menstruales y premenstruales, dolor de rodilla, dolores epigástricos, dolor de cuello, dolor de muelas, codo del tenista, cólicos renales, dolores postoperatorios, artritis, ciática, etc. Igualmente, según la OMS la acupuntura puede ser un tratamiento eficaz para paliar y/o tratar problemas como la depresión, la ansiedad, el estrés, el insomnio, los problemas ginecológicos, la infertilidad, la hipertensión, los problemas cardiovasculares, respiratorios y digestivos.

Si. Normalmente las personas con problemas mas complicados tienen un problema principal que puede ir acompañado de otros problemas menores. La acupuntura funciona de una forma holística sobre nuestro cuerpo y puede tratar varios problemas a la vez. En cada sesión el protocolo de tratamiento se centra normalmente en la dolencia principal pero incluye también puntos que tratan las dolencias secundarias.

Gracias a la utilización de aguas muy finas y de técnicas suaves, la mayoría de las personas no perciben ninguna sensación dolorosa o, si acaso, una sensación mínima en el momento de la colocación de las agujas. Después de poner la aguja en el punto correspondiente se puede experimentar una sensación de ligero calor o una percepción eléctrica que es totalmente natural y hasta placentera. Algunos pacientes alcanzan un nivel de relajación tan elevado que consiguen quedarse dormidos.

Esto dependerá mucho de la persona, de la edad y de su constitución. Si el trastorno está presente desde hace mucho tiempo, el tratamiento será más largo. La acupuntura puede funcionar más rápidamente en problemas agudos y tardar más en problemas crónicos. La mayoría de las personas experimentará cambios después de 4-6 sesiones. Los efectos de la acupuntura son acumulables así que, para alcanzar un beneficio terapéutico más rápidamente, al principio se organizan sesiones con mayor asiduidad, hasta tres o cuatro veces por semana si es necesario.

Una vez solventado el problema aconsejamos seguir un régimen de mantenimiento durante un tiempo para evitar posibles recaídas.

Esto dependerá de cómo responde cada individuo al tratamiento. Normalmente se utilizan entre 10 y 25 agujas en cada sesión.

En cuanto se empiecen a sentir molestias es aconsejable iniciar el tratamiento a la mayor brevedad posible. Cuanto antes se inicie, menos se tardará en solventar el problema.

En principio no hay ninguna contraindicación o riesgo siempre y cuando el terapeuta tenga una formación válida y completa y un mínimo de experiencia. Los posibles problemas que se podrían presentar durante o después de una sesión pueden consistir en ligeras molestias, leves hematomas o en un suave malestar o somnolencia fruto del proceso terapéutico que se inicia en el cuerpo.

Nuestro terapeuta tomará un historial completo de tu estado de salud durante tu primera visita y se asegurará de que eres un candidato apropiado para la acupuntura, si bien la mayoría de personas que buscan un enfoque natural para equilibrar su salud son adecuadas para recibir este tipo de tratamiento. No es aconsejable la utilización de la acupuntura en personas que padecen trastornos de coagulación o que tienes enfermedades de la piel contagiosas.

Econtrarás un listado completo de nuestras tarifas aquí.

La acupuntura es una opción muy segura para mujeres embarazadas y es eficaz para tratar problemas relacionados con el embarazo, periodo en el cual las mujeres deben reducir al máximo el consumo de fármacos. Se ha demostrado que la acupuntura ayuda también a mantener un embarazo más saludable y a preparar el cuerpo para el parto. Igualmente es muy eficaz para corregir la postura del feto en el caso que esté mal posicionado.

El médico superior previene la enfermedad. El médico mediocre se ocupa de la enfermedad inminente. El médico inferior trata la enfermedad existente.

¿Más preguntas?

Lláma o envía un correo cuando quieras.

¡Solicita una Cita!

Te contactaremos lo antes posible.